fbpx

Padres en conflicto, hijos inestables

Padres en conflicto, hijos inestables

padreshijos

El primer contacto que tienen los hijos con el mundo es a través de los padres, los hijos conocen y materializan lo que es amor a través de lo que ven y reciben de ellos.

Los hijos tienen una vital necesidad de poder contar con ambos padres, tanto en su corazón, como en su vida. Cuando ambos pelean, los hijos sienten dividido el corazón. El querer que nuestros hijos sean parte de este conflicto y ver como trofeo la preferencia o salida a favor por uno de los padres desmorona su vida en vez de hacerlos fuertes.

Las discusiones pueden darse producto de la convivencia, pero cuando estas son insostenibles, llenas de falta de respeto y cero dominio propio sumergen a la familia en una inseguridad e inestabilidad, sobre todo en los niños donde su mundo es: Su familia.

La lealtad de los hijos

Generalmente los menores viven y conviven más con uno de los padres. Su lealtad consciente será para esta persona, pues quien estará más a cargo de sus necesidades, y de quien se sentirá afianzado. Hará todo lo que le diga esta persona, y tratará de apegarse a sus reglas. La lealtad invisible, los hijos tienen la necesidad de pertenecer a ambos padres, Ante esta necesidad, automáticamente serán leales inconscientemente a aquel padre con el que no viven. Esto quiere decir que, aunque conscientemente traten de obedecer al padre con el que vive, se parecerán y comportarán sin darse cuenta al otro progenitor, para también asegurar su pertenencia.

Las Peleas expuestas

Los conflictos expuestos ante los ojos de los hijos se dan ya sea porque lo discuten frente a los hijos, y/o ya sea porque regañan a los hijos criticando al otro progenitor respecto a un tema específico. La impotencia de los hijos sobre todo cuando están pequeños es descomunal. Ellos reciben todo el daño colateral porque ven como delante de sus ojos su mundo se derrumba. 

La sinceridad y sanidad individual es básica para que nuestra familia tenga éxito, si nos negamos a aceptar que estamos aún heridos por lo que pasa o pasó en nuestra relación como pareja, nuestra amargura y falta de perdón destruirá todo lo que nos rodea incluso lo que aparentemente es importante para nosotros: Nuestros hijos.

El anhelo del corazón y de la pertenencia

Los hijos aman profundamente a sus padres, su único anhelo es ser amados de regreso. Poder sentir que está bien existir, ser como son, y que no tienen que tener un comportamiento determinado para que sus padres le amen.

Generalmente ocasionan una ansiedad severa que puede derivar en diferentes síntomas tales como: insomnio, comerse las uñas, miedo a la oscuridad, peleas entre hermanos y adicciones.

Los hijos también anhelan ver a sus padres juntos. Siempre desearán que ambos estén presentes en sus momentos importantes, sin que eso implique tensión, o incluso, conflictos, y siempre van a querer expresar que aman a ambos sin que esto sea prohibido en casa. Jamás quieren tomar partido por uno de ellos, y si un hijo siente rechazo por uno de sus padres será gracias al trabajo y constante murmullo de uno de ellos. 

Seamos adultos en nuestra relación de padres, independientemente estés casado o separado, la relación de unidad como padres es necesaria para que tus hijos crezcan sanamente, si como esposos tiene conflictos en la que no deciden solucionar esto no conlleva a que la relación como padres tiene que fracasar. El amor a nuestros hijos no solo se dan tácitamente sino que necesitan de que ellos lo vean, lo sientan y lo escuchen, hagamos el esfuerzo de hacer un alto a nuestro egoísmo y pongamos de nuestra parte para luchar por nuestro hogar y los más beneficiados de esto serán nuestros hijos. No hay mayor triunfo y logro en la vida, que tener hijos felices, hijos sanos emocionalmente, hijos seguros y confiados del amor de sus padres hacia ellos, hijos que no tienen que demostrar nada para ser amados, hijos que aprenden más viendo que escuchando.

Recuerda, tus hijos no siempre te escucharán, pero siempre te imitarán.

¿Qué te pareció este artículo?

Tómate un momento para compartir este artículo, déjanos tus comentarios, cuéntanos tu experiencia, testimonio o que otros temas te gustaría que compartamos.

2 Comments

  1. Carmen Valdiviezo

    Me pareció una publicación super interesante, tengo 2 hijos adolescentes y creo que tenemos mucho que aprender aún.

  2. Luis Ubillus

    Excelente reflexion para compartirla, sobre todo con los matrimonios que estan atravezando por conflictos o esten separados, quepuedan entender que ser padre uno de los mas grandes privilegios acompañado de grandes responsabilidades, Gracias por compartir

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tiene preguntas? Me gustaría ayudarle.
Share via
Copy link